13 de marzo de 2013

PANTALÓN CORBATERO... again (y de por qué somos como somos)


¡¡  Hola señor@s!!


Lo sé, no es común en mí publicar tan de seguido, pero creo que os  conté que tenía un millón de fotos guardadas en carpetillas pendientes de publicar. Tener un entregado Fotógrafo a disposición y ganas de publicar es lo mejor del mundo! salvo que no te quede mucho tiempo para programar entradas.
:S

Hoy vengo la mar de abrigadita. Encontré esta bufanda de punto en un armario mientras hacía limpieza. No recordaba lo mucho que me gustaba... ¡y lo que abrigaba! Me recuerda a esas tan enormes que me ponía mi madre para ir al colegio, tapándome media cara... inamovibles, con la única diferencia de que esta, gracias a Dios, no pica como las de entonces. ¡Que suplicio era llevarlas! Especialmente cuando te ponías a charlar y notabas como las hebras se te quedaban pegadas en todas partes.
Esa desagradable sensación de la que por mucho que quisieras liberarte, era imposible teniendo a tu madre cerca. 
¿a vosotr@s también os obligaban a cubriros casi por completo y a no abrir el pico para no coger frío?
Era como un gurka en versión infantil.
O_O








Esto, aunque no tenga nada que ver, me recuerda muchísimo a mi infancia en Ceuta. Mi madre es de allí: caballa de pura cepa. Y yo, aunque soy muy manchega y ya gaditana al mismo tiempo, también me lo considero. ¡Adoro la ciudad en todas sus facetas!

Donde yo vivía había una vecina musulmana que apenas salía de su casa. Se casó de muy jovencita y desde entonces lo más que hacía cara al exterior era asomarse al portal. A  veces nos sonreía desde lejos a los niños que jugábamos en la calle -porque sí, cuando yo era niña los críos jugábamos en la calle, balduendos perdidos, liiibres! y nunca nos pasaba nada-. Ella nos sonreía y nos preguntaba a veces cosas con el objeto de entablar relaciones sociales, y los niños corríamos a las escaleras de su portal y charlábamos con ella, con sus hijas y con la joven muchachita interna traída de Marruecos que apenas hablaba español, pero limpiaba su casa como ninguna. Ella me enseñó algunas palabras en árabe de las que ya casi ni me acuerdo porque nunca me decidí a practicar. Supongo que por culpa del orgullo español que nos pone trabas para todos los idiomas.
(*Debo decir que los chicos del barrio me enseñaron también muchas palabrotas, de las que sí me acuerdo no sé muy bien por qué, pero que no voy a reproducir ahora porque me considero muy señorita como para decirlas en público =) Ya me entendéis...

Yo a veces me quedaba mirando a mi vecina enclaustrada. Era la primera abuela de menos de cuarenta años que conocía. Tenía los ojos negros y enormes, con un rabillo que, sin ser nada yeyé,  ya le hubiera gustado a la chica de la Factoría, y la piel... fina, incluso pálida! Yo la miraba y me preguntába por qué no se revelaba, porqué no decidía exhibir su preciosa melena, vestir como una chica normal y salir a la calle como el resto de las madres... Después de todo, no había nada malo en eso! Y muchas mujeres de su religión también lo hacían.
Ahora que soy mayor he decidido no plantearme ninguna de esas cosas. Es más, creo firmemente que lo hacía por el mismo motivo por el que yo nunca me quité la bufanda de su sitio, y por el mismo por el que aún me sorprendo hoy poniéndomela así por mucho que me molestara de niña.
A fuerza de repetir entendí que era lo que había que hacer, lo más confortable, aunque a veces me den ganas de revolear la bufanda y tirarla por medio de Puerta-Tierra  =D . Todavía lo hago de forma inconsciente, y de alguna forma me acerca a lo vivido. Lo encuentro entrañable. 

Ella, a pesar de todo, nunca se sintió encerrada sino más bien, protegida. Siempre supo defender su postura a capa y espada, con toda la convicción. 
Ella era feliz en el patinillo. Nunca se planteó dar un paso más. Su mundo estaba en su hogar.

A veces me he planteado lo absurdamente infeliz que he sido en ocasiones por no poder viajar todo lo que quería,  por no tener el tiempo o el dinero para salir de mi entorno habitual, de conocer el mundo... Cuando el mundo al fin y al cabo termina resultando algo subjetivo. Cada cual establece sus propias fronteras, y por mucho que haya quien no lo comparta, no tener interés en superarlas en modo alguno implica la infelicidad. Y a la vista está.

No obstante por aquella época hice mucha amistad con una de sus nietas. Nunca hablamos del tema religioso, aquello era totalmente secundario y ella era tan liberal que casi no parecía nieta de aquella abuela joven del patinillo. Por decir... iba a un colegio de monjas, e incluso un día decidió probar el bocadillo de chorizo de mi abuela, con la consiguiente reprimenda de su madre, claro! XD  Las generaciones son distintas. Y la cultura también. Como también es seguro que toda cultura implica el filtro con que se ve lo que nos rodea. Una vez pasado el filtro cada cual decide. Y lo que alguien decida libremente con todos sus condicionantes bien estará si es que eso le hace sentir bien.

 No sé si Farah habrá decidido llevar velo como su abuela, hace tanto que no la veo... ni tampoco sé si habrá decidido seguir comiendo bocadillos de chorizo a escondidas (haluffo, o como se escriba), pero estoy segura de que lo que haya decidido en modo alguno habrá cambiado a esa chiquilla risueña y feliz de voz estridente. 
Somos todo lo que nos envuelve, de donde venimos y adonde vamos; y entiendo yo que no merece la pena juzgar sobre lo bueno o malo de las decisiones ajenas, sino experimentarlo como una diferencia socialmente enriquecedora, tal y como exigimos con todo el derecho de nuestras propias decisiones; que es lo mismo que viene a ocurrir -o casi- por estos lares donde nos movemos.
=D



Espero que os haya gustado y hayáis entendido la reflexión.
Hacía tiempo que no filosofaba de esta forma!. Siento el parrafón! jiji!




--------





Twoo Door Cinema Club- Something Good Can Work


Por cierto! No sé si os acordáis de estos pantalones...
Ya los usé en otro look  aquí -creo yo que de una forma mucho menos llamativa. En este caso sustituí los tonos oscuros por el gris y el rojo vivo. Soy consciente de que habrá a quien no le guste demasiado, pero me parece que en invierno no debería haber problema por abusar del color, aunque sea sólo en los complementos. 
Después de todo, sigue siendo un look tan clásico como los anteriores ( y eso, como el velo de aquella señora, me hace sentir bien).
:D










Sabéis que me encantan los animales. Y estos dos "marujitos" merecían foto.
Se pasan la vida calladitos cotilleando por la ventana, como esas entrañables abuelas que cotorrean por lo bajini (y de las que supones que nada bueno dicen )  XD 










Bufanda roja de punto: Primark (antigua)
Abrigo clásico gris: Zara (antiguo)
Jersey de cuello vuelto gris: Sfera
Pantalón de estampado corbatero: Blanco
Tacones rojos: Marypaz 
(Llevan puestas las barras metatarsianas. Antes no los usaba para ir a trabajar porque al cabo del tiempo me dolía la planta. Desde luego, después del paso por el zapatero, la cosa ha cambiado bastante XD




¡¡¡Muchos besos!!!
¡Nos vemos en la próxima entrada!






Edito: Loca me quedo con la predicción de D. José Mota. Mancheguito tenía que ser este señor... XD



¡Un besito enorme a tod@s l@s argentin@s que me leeis!
(ya sabéis por qué) XD



24 comentarios:

  1. Me gusta el look de hoy, un toque en color rojo alegra cualquier look.La reflexión de hoy me ha parecido muy interesante, seguro que algún día cuando menos te lo esperes te encontraras o sabrás lo que ha sido de la vida de tu amiga de la infancia, que a pesar del camino que haya elegido en la vida os encantará saber a una de la otra. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Yo creo que si. O eso espero! que penita da eso de perder la relación con los amigos de la infancia. Muchas veces he intentado volver a contactar con ella, pero de momento sin frutos. A ver si lo consigo! Me gustaría muchísimo volver a verla :D
      Un besazo!!!!

      Eliminar
  2. Como me gusta leerte, siempre nos cuentas historias muy interesantes y super bien redactadas :)

    Que bien que tengas una carpetita llena de looks, yo no tengo ya ni uno guardado ... jaja el mal tiempo ... tengo que darle a mi chico más ánimos para que se lleve la cámara cuando salimos y me haga algunas fotos :)))) jejej

    Muchos besos, reina!

    L

    pd: el domingo 17 a las 6 en Catedral tenemos quedada blogger, anímate, mujer! en el grupo de face tienes información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lourdes!
      Bueno... ya sabes que al final me lo perdí por motivos personales... Espero que lo pasarais fenomenal! De verdad, mil gracias por avisarme. Eres un sol! Ojalá pueda ir a la siguiente. Tengo muchas ganas de conoceros por fin a todas!
      Muchos besitos bomboncillo!

      Eliminar
  3. Me gusta como describes los momentos de tu infancia. Se nota que los recuerdas con cariño. Yo también jugaba en la calle, me da pena por los niños de ahora. Creo que nuestra infancia fue mejor en eso, aunque ellos han ganado en otras cosas. Todo va cambiando.
    Un beso Ro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola corazón! Sii, los recuerdo con muchísimo cariño, imagino que como todo el mundo, pero ya sabes que cada uno lo vive de forma especial. Yo volvería a la infancia con los ojos cerrados, jaja! Y también creo que en ese tipo de cosas vivimos algo que no han llegado a conocer los niños de ahora, y en ese sentido fuimos muy afortunados. Aunque los niños de ahora tienen al lacance una información y unas facilidades que nosotros no tuvimos. Los tiempos cambian y hay que irse adaptando a todo. Pero sí, tuvo mucho encanto.
      Muchos besos!!

      Eliminar
  4. Ay Ró, no se que me gusta más si tu look o tu interesante reflexion de hoy, me dejas con la boca abierta siempre.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja! Hola Paqui!! Pues me alegro mucho! Y monumento por leerte el parrafón, jaja! A veces me da corte ser tan plasta escribiendo, pero bueno, me viene bien :D De vez en cuando no pasa nada.
      Un besito!!!

      Eliminar
  5. Hacía días que no te lanzabas a escribir como hoy, bonita la historia, el mensaje y el outfit! Me encantan los zapatos rojos y si además son cómodos... Un 10! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonjour Señorita!!! Si que hace días, jaja! Sabes que? a veces se me juntan varias cosas: el no tener mucho tiempo (o que me entre tanto sueño por las noches que no me de ya para escribir), el que me de cosa resultar un poco plasta (porque la fama pesa ;) , y el tener la cabeza en otras cosas y no me llegue la inspiración, que es lo que yo creo que me ocurre estos días. Pero bueno, hay días de todos los colores. Espero parrafar más de vez en cuando XD
      Un besito enorme!!! Oyee, a lo mejor en estos días me tienes que contar una cosita (o algo me ha dicho un pajarito ;D)
      Un besazo!!!

      Eliminar
  6. Me ha encantado la entrada de hoy, no se si me han gustado más los pantalones "corbateros" o el texto...

    Cuando te leía no paraba de acordarme de dos libros que hace poco que leí, no se si habéis tenido la suerte de leerlos, pero son increibles... El autor es Khaled Hosseini, "Mil soles espléndidos" que cuenta perfectamente como es la vida de la mujer árabe, es un libro muy interesante y a la vez muy duro. Y el otro también del mismo autor es "Cometas en el cielo" también relata la sociedad árabe pero este desde el punto de vista de un hombre, si tenéis un ratillo no dejéis de leerlos, os gustarán.

    Besitos apretaos Ro.

    www.kaastlan.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Victoria!!
      Bueno, ya te respondí en face... que me creas necesidades! jaja! No he leído ninguno de los dos, pero acaban de entrar en lista de deseos. Yo no sé donde voy a guardar tanto libro, y eso que llevo meses perdida.
      Un besazo Victoria! Muack!

      Eliminar
  7. Ayyyyy, que se me ha borrado todo lo que había escrito. Con lo bonito que me había quedado....

    Bueno, resumiré un poco para decir lo mismo, a ver si soy capaz.

    Decía que no entiendo que una persona pueda vivir feliz privado de libertad. Sentirte ciudadano de segunda, ver que tu pareja puede hacer y decir lo que quiera y tu no simplemente porque es así... No lo entiendo. Yo necesito una razón para todo, será porque soy de ciencias. Entiendo perfectamente que no puedo tener un R8 (influencia de 50 sombras de Grey, ¿para qué negarlo?) porque no tengo dinero para pagarlo pero no entiendo que mi marido tenga un iPhone 5 porque es un hombre y yo me tenga que conformar con una tartana del Pleistoceno porque soy mujer teniendo los dos la misma situación laboral y económica.

    También te hablaba de recuerdos de la infancia jugando en la calle bajo la vigilancia de mi abuela pero claro, eran otros tiempos, aquellos en que te sometías sumiso a las regañinas e incluso algún cachete de cualquier adulto que por allí se hallara y te pillara infraganti haciendo una trastada. Entonces los niños estábamos cuidados por todos, fuesen familiares, amigos o solo conocidos. Hoy eso ha cambiado, primero, porque el egoísmo nos hace preocuparnos sólo de los nuestros y a los demás que les den pero segundo porque sí se te ocurre por casualidad acercarte a un niño, el padre-madre-adulto que le acompañé te fusila con la mirada y reprenderle cuando ves que hace una burrada y se va a hacer daño es poco menos que una declaración de guerra.

    En fin, Ro, que aquellos eran otros tiempos.

    Bueno, como veo que no me he enrollado mucho esta vez me voy a permitir contarte una anécdota en el colegio de mi hijo. El primer día de cole cuando llegue a recoger a mi niño estaba su mejor amigo llorando como una Magdalena mientras el mío apenas soltaba dos lagrimitas así que me fui directa hacia el a preguntarle que le pasaba y mientras balbuceando me decía que su madre no había venido apareció su madre por detrás. Imagina la escena, el mio lloriqueando, este desesperado y llorando a lágrima viva, yo consolando al otro en vez de al mío. Me vuelvo al ver a su madre y le digo: "Pobre, estaba muy triste porque no habías llegado". La respuesta de la madre fue coger al niño de la mano y sin decirme ni hola llevarse al niño dejándome con la palabra en la boca. Bueno, si todavía no te has quedado a cuadros (como me quede yo) añado que la madre y yo ya nos conocíamos de antes entre otras cosas porque habían venido al cumpleaños de mi hijo.

    Ayyyy, otro tocho.


    Me voy, me voy. Besitos.

    L.F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaaa futura compañera de café hasta las tantas!!!!! XD

      Madre mía! por donde empiezo? =D Antes pensaba lo mismo respecto a lo que cuentas de la cultura islámica. Tengo que decir que no todo el mundo es igual y conozco a muchos musulmanes super liberales, no sé si porque están totalmente occidentalizados o porque directamente saben diferenciar sin problemas religión y cultura (cosa que a veces no es fácil para ellos, precisamente porque para ellos su cultura es su religión, sin diferencias. Digo que pensaba porque después de hablar sobre esto con tantas chicas, las veo defender con tanta convicción ese modo de vida que ya no me siento con facultad de opinar nada (aunque muy en el fondo de mi interior siga sin comprender tantísimas cosas, aunque no se lo manifieste por respeto, igual que ellas me tendrán que respetar que me ponga en bikini, beba alcohol o reclame mi igualdad a los hombres como si me fuera en ello la vida). Lo que tu dices tiene para mi todo el sentido, porque para mí realmente es así, pero entiendo que para quien se haya criado en una cultura basada en la diferencia como algo natural, no lo termine de comprender. Habrá que convivir con esas faltas de comprensión, jaja! Es verdad, yo me cabrearía mucho si Fer se escudara en ser hombre para tener siempre lo mejorcito y a mí... que me den! Menuda le esperaría al pobre! y conozco a muchas chicas musulmanas que están pirradas por independizarse y quedarse en España para ser todo lo libres que no pueden ser en su entorno. Vaya parrafón te estoy soltando! jaja

      Respecto al tema de cuando éramos niños... puff, como ha cambiado la vida! a mi me reñía una señora mayor en la calle y seguramente habría acabado llorando y pidiéndole disculpas, aunque pensara que no tuviera razón. En eso del respeto se ha perdido demasiado. Por no hablar de los padres, que entiendo yo que han debido ser antiguos malcriados, consentidos y ausentes de valores (porque otra explicación no tiene). Muchas veces me digo que si nuestro futuro depende de estos chicos, menuda nos espera!. Y también me pregunto a veces en qué momento de la historia de nuestra sociedad se produjo el error, porque está claro que es un problema que viene de atrás, en la educación de los actuales padres, que vean normales estas cosas. En fin... que esto da para otra entrada de las mías, jiji. Pero desde luego me explica totalmente lo que te ocurrió con la madre del niño que estaba con tu hijo a la salida del cole. Además de educación cero patatero, soberbia total! que buenos valores para los niños oye! Lo que te digo, cuando estos niños sean mayores, yo me voy al caribe con curro, si es que tengo jubilación. Ayy, que de entradas puedo escribir sobre estas cosas! XD

      Un besito enorme L.F.!!!!! y te entiendo con eso de que se borren los comentarios porque a mí también me pasa a veces - de hecho, voy a copiar este por si acaso-. Lo que es de monumento es que lo hayas escrito otra vez!!!!!! GRACIAS GRACIAS!!!

      Eliminar
  8. Mi madre solía apretarme las bufandas tanto como las coletas. Casi no podía fruncir el ceño ni girar el cuello: algo así como Nicole kidman con el cuello escayolado. Sobre lo de la joven abuela y que ella era feliz... mmm... habrá quien viva como escoge hacerlo, pero también habrá quien vive como sólo sabe hacerlo. Si no tienes la oportunidad de conocer, descubrir y como consecuencia de ello, decidir, claro que eres feliz: la vida es sota, caballo y rey, y punto. No sé si me explico. En cuanto a tí, estás preciosa con esa bufanda roja. Te favorece muchísimo, y me encantan tus pantalones. Tú no serás la que inventó las barras metatarsianas no??? jajaja. Tanto leértelo no me va a quedar más remedio que probarlas. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Menos mal que no era la única a la que le apretaban la bufanda al límite de la asfixia! jiji! Dios! la verdad es que cuando me leo en serio parece que soy la que fabrica las fundas!jaja! Como me he arreglado tantos zapatos, que son ya los que me pongo siempre, siempre sale el tema de la barra... que fuerteee XD Pero no es aposta, eh?
      Entiendo lo que quieres decir, además, conozco a muchísima gente a la que le ha pasado eso mismo (mujeres, claro). Lo importante es que cada uno elija. Esta mujer llevaba toda la vida así, su madre, sus hermanas... Era lo que había conocido. Y de verdad que parecía feliz aunque a todo el mundo nos diera penilla. Sin embargo, entre sus hijas algunas eran totalmente occidentales y no querían saber nada de esas cosas (aunque otras eran súper tradicionales también). En fin, mientras puedan elegir... Desde luego que a quienes estamos acostumbradas - y lo que nos ha costado- a la igualdad, al trabajo en la mujer, a la libertad como la entendemos... es incomprensible lo contrario.
      Las cosas de la cultura! XD
      Un besazo!

      Eliminar
  9. ¡¡Bien guapa, me encanta tu pantalón corbatero!!

    Un besoteee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tamara!!!!! Gracias!!!
      Muchos besos!

      Eliminar
  10. Fascinating blog! Is your theme custom made or did you download it from
    somewhere? A theme like yours with a few simple adjustements would really make my blog shine.
    Please let me know where you got your theme. Thank you

    Here is my page :: Christian Louboutin shoes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hi!
      Do you ask about the design of the blog? It was made from a professional graphic designer: Juan Carlos Corral, you can search on Google and visit website XD
      I hope that helps you.
      Sorry, my english is terrible! XD

      Kisses!

      Eliminar
  11. Hola Roci!!!
    Pues no se que decirte, creo que la libertad está en el conocimiento y claro si no conoces otra cosa pues tampoco estás eligiendo lo que tú quieres, aunque es un tema complicadillo, más que nada porque la religión musulmana en sí es degradante hacia la mujer, también he tenido vecinos y aunque ellas están orgullosas de ello, me suena un poco al síndrome de Estocolmo, la verdad....
    Por cierto que lo de la bufanda me suena, jajaja, ah y el abrigo me encanta te da un porte que no veas, bueno tú ya lo tienes.
    Un besito muy gordo ya sabes!!!

    anapas
    www.charadaporlavida.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana! Es verdad, lo que pasa es que hay quien se empeña en no querer conocer más. Creo que tampoco nosotros nos preocupamos en conocer algunos aspectos igual, aunque realmente creo que todo esto pasa porque la mayoría tenemos claras ciertas cosas que sabemos culturalmente que están bien o mal. En fin, cuando estas cosas son así supongo que hay que respetarlas siempre. Yo es que soy muy así con esto, jaja! Aunque sea síndrome de Estocolmo XD
      Oyeee, no me enteré ayer de tu llamada! Estos días hablamos, no se me olvida, ok?
      Un besazo!

      Eliminar